xpl

Top

¿Por qué invertir en motivación en el talento humano? (Parte I)

Desde la revolución agraria, industrial, y ahora tecnológica, las funciones en los diferentes trabajos están dadas por un rol o actividad que normalmente es impuesto, indiferente del cargo, ya sea técnico, operario, profesional, líder, gerente o CxO. A su vez, la competencia en los diversos mercados y la búsqueda de ser cada vez más eficientes y efectivos, sumado a basarse solo en los números, hacen que se pierda el sentido de lo humano en el trabajador, enfocándose solo en el resultado, “headcount”. Preguntas cómo, ¿cuánto me representa este recurso en gastos, costos y ganancias?, ¿qué retorno de inversión (ROI) genero?, ¿mi “Revenue” es pequeño o tengo pérdidas?, ¿debo recortar los presupuestos de capacitación para optimizar la empresa?, entre otras preguntas que resultan ser desafíos en las diversas organizaciones.

Cada sector, entre ellos el industrial, minero energético, manufactura, servicios, farmacéutico, financiero, tecnológico y hasta público, se enfrenta cada día con más desafíos. Por enumerar algunos, tenemos la selección y contratación de personal adecuado para los cargos, cambios generacionales en edad y el sentido de la búsqueda del éxito, la globalización, la competencia con cualquier región, país o raza, y aún mejor, mantener la inteligencia emocional agregado a la motivación de las personas. Además de otras variables que también afectan nuestro entorno, entre ellas tenemos la falta de liderazgo público cambiando las políticas de estado, desastres naturales cada día más frecuentes por la proliferación del ser humano, desequilibrios sociales por las diferencias económicas, opinión como el genero, o hasta religión.

Indiferente de la mirada, podría ser una persona, su empresa, 10 o más de 100.000 empleados locales, regionales o globales, cada quién tiene un propósito que quiere cumplir, y debemos empezar a preguntarnos cómo podemos encontrarlo, desarrollarlo y, mejor aún, potenciarlo. No basta leer, escuchar o verlo, estudios dicen que la experiencia es el 80% del aprendizaje en el ser humano, hace que las sociedades en momentos de crisis saquen lo mejor, que encuentren sus errores como parte del aprendizaje, crear nuevos mapas mentales, generar valor y encontrar caminos a respuestas de sostenibilidad y responsabilidad social. Esta autorealización de buscar en cada uno esta experiencia hace que la motivación, pilares, aporte y el para qué de mi función, sea la principal inversión en las organizaciones. Cada aporte genera un valor, una opinión un nuevo camino que potencia nuevos productos, mejores procesos y, así también, mejores seres humanos. Y finalmente, logrado el mayor potencial del ser, los resultados de crecimiento, cumplimiento de metas, rentabilidad, ROI, objetivos, mejora de la cultura, o cualquier desafío, solo será una actividad diaria.

(Continuará…)

Post a comment

19 − 7 =