xpl

Top

¿Qué diferencia el éxito de las grandes empresas sobre aquellas que les cuesta, incluso, mantenerse de pie?

En la actualidad, hablar de capacitación genera una cierta polémica sobre si realmente es una inversión o es un gasto. Es bien sabido que el ser humano nunca deja de aprender, depende de él superar día a día su conocimiento y aplicarlo a medida que lo recibe; la palabra “capacitar” en definición según la RAE es “hacer a alguien apto o habilitarlo para algo”. Las grandes empresas han comprendido que este es el truco, la clave que necesitan para que sus ingresos se incrementen de manera notable. Destacan empresas como Coca-Cola o Google quiénes han mostrado una forma diferente de tratar a sus colaboradores ofreciéndoles, inclusive, una formación profesional.

En México, según la Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (ENAPROCE) (INEGI, 2017) arroja que únicamente el 12.6% de las empresas invirtió en capacitación en ese año. Imaginemos que esa constante que va desde el año 2014 se viera incrementada, por lo menos, en un 20%; la respuesta es clara, la competitividad es lo que diferencia a este núcleo de empresas sobre las grandes. Es ahí el reto, donde no solamente se busca prospectos a puestos; sino, donde queremos que las empresas comprendan la importancia de habilitar a sus colaboradores a ocupar una función dentro de la organización. Atraerlos y cautivarlos a que tengan capacidades que nos mantengan en el top de nuestros clientes, productos y/o servicios.

Entonces, ¿la capacitación es realmente un gasto? Las empresas que se han atrevido a hallar la respuesta seguramente responderán –no-, más cabe destacar la importancia sobre cómo o quién interviene en este proceso. A lo largo de los casi cuatro años que Explayrience cumple en México, se ha enfrentado a diferentes sectores empresariales; de los cuales se destaca la cultura organizacional como el pilar de los resultados, y en su mayoría lograr una mejora en el trabajo en equipo, la comunicación y el liderazgo.

Invertir en las personas siempre será lo mejor para las compañías, es lo más importante que hay en ellas, son ellas quiénes hacen realidad lo que hacemos día a día. De ahí que no se debe tomar desapercibido el hecho de darle mucho más valor a quiénes nos hacen conseguir los resultados. Alinearlos a la cultura nos permite conseguir resultados más grandes. Nunca será un gasto o pérdida invertir en la gente…

Post a comment

three × five =